• English
  • Español
AGENTS: Did you know you can share a personalized version of this post? Learn more!

Los Millennials y la deuda estudiantil: ¡Sabíamos que ellos estaban equivocados!

Los Millennials y la deuda estudiantil: ¡Sabíamos que ellos estaban equivocados!

Millennials & Student Debt: We Knew They Were Wrong! | Keeping Current Matters

Casi por un año, hemos tratado de desacreditar el mito que la deuda estudiantil está evitando que la gran mayoria de los millennials compren una casa.

Explicamos que los millennials han comprado más casas en los últimos doce meses que cualquier otra generación como informo la Asociación Nacional de Realtors.

Explicamos que la tasa de propietarios de casa entre las edades de 25 a 29 es de 34.3%. Es más alta que la tasa del 33.6% de los miembros de la generación anterior (gente entre las edades de 45 a 49) alcanzaron cuando ellos tenían esa edad. (Según John Burns Consulting).

Explicamos que una encuesta reciente mostro que casi tres de cada cuatro (74%) de los adultos jóvenes entre las edades de 18-34 planean comprar una casa en los próximos cinco años con un 32% planeando hacerlo durante los próximos 12 meses.

Sin embargo, sin importar que tan duro lo intentemos, de nuevo se nos pregunta lo mismo ¿que hay en cuanto a la deuda estudiantil?  

La buena noticia es que los factores reales sobre la deuda estudiantil están saliendo a la luz. La semana pasada, The New York Times publicó un artículo titulado “The Reality of Student Debt Is Different from the Clichés. (La realidad de la deuda estudiantil es diferente de los clichés.) Este articulo profundizo con respecto a los resultados de un nuevo estudio apenas publicado por Brookings Institution, “Is a Student Loan Crisis on the Horizon?” (¿Hay una crisis en la deuda estudiantil en el horizonte?)El cual miro datos a través de 2010. El artículo de NYT cito elementos claves del reporte:

  • 58% de los hogares de adultos jóvenes tienen una deuda de menos de $10,000. Un 18% adicional tiene una deuda entre $10,000 y $20,000.
  • 36% de los hogares con gente entre las edades de 20 a 40 tiene deuda estudiantil, más del 14% en 1989. Parte de esta situación es la buena noticia que más gente está asistiendo a la universidad.
  • Tomando en cuenta la ayuda financiera, la matricula promedio en una universidad privada (sin fines de lucro) no ha aumentado más rápido que la inflación general durante la última década.
  • Porque los ingresos de los graduados de la universidad han aumentado desde comienzos de la década de 1990, la proporción de los ingresos que un típico deudor estudiantil tiene que dedicar a los pagos del préstamo solo es ligeramente mayor que lo que era en los comienzos de la década de 1990- y un poco más baja de lo que fue a finales de la década de 1990. Era del 3.5% en 1992, 4.3% en 1998 y 4% en 2010.
  • La carga para la gente con una deuda mayor es significativamente menor hoy que dos décadas atrás. Alguien con el 90 por ciento de la deuda tenía que dedicar 15% de sus ingresos al pago en 2010, por debajo del 20% en 1992.

En conclusión

Los autores del estudio actual lo pusieron simple en su conclusión:

A pesar de la generalizada creencia de que las circunstancias para los prestamistas con deuda estudiantil están poniéndose peor con el tiempo, nuestros resultados no relevan evidencia que apoye esta narrativa. De hecho, el crecimiento promedio en el ingreso de por vida entre los hogares con deuda estudiantil fácilmente excede el crecimiento promedio de la deuda. Lo que sugiere que, todo lo demás igual, los hogares con deuda actualmente están en mejor posición financiera que los hogares que tuvieron deuda dos décadas atrás. Además, la incidencia de los pagos mensuales exorbitantes  no parecen ser más extensivos que durante las últimas dos décadas.”


Miembros: ¡regístrese ahora y configure su Post Personalizado & empiece a compartirlo hoy!

¿No es un miembro aun? Haga un clic aquí para aprender más acerca de la nueva función de KCM, Post Personalizados.

Have You Set Up Personalized Posts Yet? | Keeping Current Matters
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *